tituloUna de las cosas que primero dejan huella en nuestra memoria es el título de esa novela que tanto nos gustó. Quizás no recordamos quién la escribió, pero el título parece ser fundamental, tanto que a veces influye en nuestras decisiones de compra.

Si la portada de una novela es la presentación de ella cara al mundo, el título nos da una idea sobre el contenido y hace que tengamos interés o no por saber qué es lo que se esconde dentro de sus páginas.

No es fácil dar con el adecuado y, a veces, supone más de un quebradero de cabeza, pero aquí tenéis una serie de consejos para sacar el máximo partido a vuestros títulos:

1. Que sea fácil de recordar. Parece obvio, pero muchos escritores olvidan este punto fundamental. Piensan que el simbolismo escondido tras las palabras de su título es más importante. Sin embargo, imaginemos que vamos a un programa de radio a hablar de nuestro libro. Decimos que nuestra novela «Tengo un título muy largo y complicado y nadie lo va a recordar» está teniendo mucho éxito e incluso interesamos a los oyentes, que quieren saber más. Pero cuando el programa ha terminado, no recuerdan el título. Y no nos encontrarán.

2. Que no se parezca a ningún otro. Con esto quiero decir que no haya otras novelas que se titulen de manera parecida. Por ejemplo, no sería buena estrategia llamar a nuestro libro «Orgullo y prejuicio en el amor» porque ya hay una obra con un título casi idéntico que es muchísimo más conocida que la nuestra. Por lo tanto, si cualquiera teclea en Google el título de nuestra novela los resultados no van a ser la nuestra. Encontrarán «Orgullo y Prejuicio» de Jane Austen y no nuestra novela, que puede que aparezca en la página 100 de resultados. Y ya no es sólo que esto impedirá que nos encuentren con facilidad, es que le resta originalidad a nuestra obra. Tenemos que diferenciarnos del resto de algún modo y el título puede que sea una buena forma de hacerlo.

3. Que tenga que ver con la trama de nuestra novela. De nuevo, parece lógico, pero para algunos no lo es tanto. Si titulamos a nuestra novela «Drama en Venecia» y es una comedia estaremos engañando al lector. Y no lo dudéis, cuando el lector se siente engañado actuará en consecuencia. Una mala crítica es lo mínimo que podéis esperar.

4. Que cree interés. A ser posible, que sea un título que haga al lector preguntarse algo. «¿Por qué se titula así? Quiero saber más». Por ejemplo, mi novela «Detrás de un espejismo» puede generar la pregunta «¿Qué espejismo? ¿A qué se refiere?» y querer leerla. Por supuesto, un título como «Amor en Venecia» (me ha dado hoy con Venecia, perdonad) no sugiere nada porque ya ha desvelado prácticamente todo: sabemos que es una novela que narra un amor en Venecia. Fin del misterio.

Y vosotros, ¿creéis que el título es fundamental? ¿Cuáles son vuestros consejos para dar con el ideal? ¿Os ha dado muchos quebraderos de cabeza?

Lee GRATIS un extracto de mi poemario