Scrivener Muchos de vosotros me habéis preguntado cuál es el programa de escritura que utilizo para dar vida a mis novelas.

Mi respuesta siempre es clara: no me puede gustar más Scrivener. Hace que escribir sea mucho más sencillo.

He probado las dos versiones que tienen disponibles, para Windows y Mac, y ambas son geniales. La versión de Windows la utilicé para escribir Cántame al oído y estoy usando la de Mac para escribir mi siguiente libro.

Es cierto que la de Mac tiene más opciones, ya que era el sistema operativo original del programa, pero en las actualizaciones de Scrivener para Windows se encargan de mejorarlo cada vez más.

Por qué Scrivener es mi programa de escritura favorito

1. Te deja escribir tu novela en el orden que quieras.

ScrivenerEn Scrivener cada carpeta es un capítulo y, dentro de ellas, podemos insertar las escenas que queramos escribir.

¿La ventaja de este método de trabajo? Que no tenemos por qué escribir de manera lineal, como en Word, es decir, de principio a fin.

De esta manera, podemos escribir la escena final de nuestra novela porque nos sentimos más inspirados e  ir redactando lo que nos apetece, no lo que nos toca escribir.

Os aseguro que, una vez que empiezas a trabajar así, te preguntas cómo podías escribir de manera lineal. Es mucho más creativo escribir lo que te apetece en cada momento.

Además, después de escribir una escena, si decides ponerla en otro capítulo, puedes cambiar el orden arrastrándola hasta la carpeta que quieras. Así de sencillo.

2. Te ayuda a organizarte.

ScrivenerPuedes ponerle una barra de estado a cada escena para saber si la escena está en proceso, es el primer borrador, está en la primera revisión o ya es la versión final.

Además, puedes añadir tus propios estados personalizados. En mi caso, también le añado colores para saber si está terminada o no una escena de un vistazo.

3. Puedes escribir sin distracciones.

Pantalla completa en Scrivener Una de las cosas que más me gustan de Scrivener es la posibilidad de escribir en pantalla completa. Es una pasada… ¡fuera distracciones!

Puedes elegir el tamaño de letra, el color de fondo… ¡todo a tu gusto! Es una de las cosas que más me gustan de este programa, con diferencia. Ayuda muchísimo.

4. Hace que no pierdas el hilo argumental.

Palabras clave en Scrivener Puedes añadir una «etiqueta» o palabra clave a cada escena para ayudar a categorizarlas.

Por ejemplo, yo indico qué personajes aparecen en cada escena. Luego puedo buscar todas las escenas en las que aparece un personaje en concreto y me aparecerán en orden, de tal manera que podré ver si hay algo que no marcha bien dentro del hilo argumental.

También puedes crear palabras clave para tramas en concreto y, así, leer todas las escenas relacionadas con esa trama y comprobar que todo tenga sentido.

5. Te ayuda a marcarte objetivos.

Objetivos Scrivener Ponte como objetivo un número determinado de palabras o páginas por sesión y podrás llevar un seguimiento de tu trabajo.

En la versión de Windows eres tú el que indica la cantidad de palabras que quieres escribir al día. En el caso de la versión para Mac, puedes indicar qué días de la semana piensas escribir, el plazo límite para terminar tu novela, y el programa te calcula las palabras por día.

6. Tienes el eBook listo en un par de clicks.

Compilar Scrivener Puedes crear tu archivo para subir a Kindle en un par de clicks, así como para ePub y otros formatos.

Muy pronto os explicaré paso por paso como hacerlo.

Puedes conseguir Scrivener a través del siguiente enlace. Cuesta 45 dólares, aunque si eres estudiante te costará 38,25 dólares.

Sin embargo, si no tienes muy claro si será para ti o no, tienes una versión de prueba de 30 días totalmente gratuita.

¿Qué os parece? ¿Lo habíais probado? ¿Recomiendas algún otro programa de escritura?

Lee GRATIS un extracto de mi poemario