Una de las primeras cosas en las que pensé al terminar mi primera novela fue: «¿y ahora qué?». Parece que lo más duro es escribir la novela, pero el camino de publicación es uno de los más arduos que se pueden experimentar. Pase lo que pase, recomiendo registrar tu libro cuanto antes. Tu trabajo es tuyo y de nadie más y luego no queremos disgustos cuando alguien decida plagiarlo, aprovecharse de lo que tanto te ha costado escribir.

Es así, hoy en día no se puede presentar una novela a concurso o envíarselo a un «amigo» para que te dé su opinión porque apropiarse del trabajo de otros es demasiado fácil y demasiado rápido.

¿Cómo asegurarte de estar protegido ante la ley? Registrando tu obra en el Registro de Propiedad Intelectual. Se pueden descargar los impresos aquí o se puede hacer online a través de una solicitud telemática. Para hacerlo online se necesita el DNI electrónico y un lector de DNI electrónico que se pueda conectar al ordenador. Tendrás que subir tu obra, realizar una descripción de ella y pagar las tasas. En el plazo de aproximadamente un mes recibirás una carta mediante correo postal en la que te comunicarán que tu obra ha sido registrada.

Será uno de los momentos que con más felicidad recuerdes porque ahí comienza el largo camino de la publicación.

También hay otra alternativa, que es la web Safe Creative, cuyo registro es gratuito.

Y vosotros, ¿conocéis alguna otra manera de proteger vuestra obra?

Lee GRATIS un extracto de mi poemario