La novela se ha estado vendiendo bien unas semanas y, de repente, llevas unos cuantos días sin vender ni una sola copia. Qué desesperación, ¿verdad? ¿Qué podemos hacer?

Antes de nada, estos son consejos que a mí me han ayudado, pero no tengo la respuesta a estos interrogantes (ojalá la tuviese).

1. Analiza qué es lo que has estado haciendo. Parece lógico, pero ahí está la clave. Analiza cuáles han sido los pasos que has tomado. Puede parecer que todo está en orden, pero quizás se te escapa algo. ¿Hay alguna diferencia los días que vendes y los que no? ¿Has hecho algo distinto? Por ejemplo, yo al visualizar esta entrada me he dado cuenta de que se había cambiado la configuración de mi blog y los elementos de la barra de la derecha aparecían cortados porque era más estrecha… No sé cómo se cambiaron los valores, pero el funcionamiento correcto de mi web depende también de ellos, así que es un factor a tener en cuenta. Pensad en todos los detalles, por insignificantes que puedan parecer.

2. Fíjate objetivos diarios y no te agobies por los objetivos a largo plazo. Ten en mente un objetivo que sepas que puedes cumplir cada día y el conseguirlo te dará las fuerzas necesarias para lograr los objetivos a largo plazo. Por ejemplo, te puedes fijar vender un libro al día. No es tan fácil decirlo como hacerlo, pero si tienes una meta diaria es mucho más fácil llegar a ella.

3. Haz algo distinto. Si lo que has estado haciendo no ha dado resultado, está claro que debes cambiar de estrategia. Quizás puedes hacer un concurso, cambiar las tácticas de promoción en redes sociales, emplear más horas al día en la promoción (ojo, no hablo de spam, hay promoción indirecta. Tener un blog es promoción indirecta, por ejemplo).

4. Recuerda que el camino no es fácil. Muchos somos perfeccionistas y cuando todo no sale a la perfección o exactamente como lo queremos, nos desanimamos. Debemos recordar que vender un libro es una carrera a fondo y que incluso los días que no vendemos, nos estamos entrenando para llegar a la meta victoriosos. La recomendación en redes sociales de un lector el día que no has vendido puede repercutir en una venta al día siguiente. Piensa que absolutamente todo tu esfuerzo, aunque no sea a corto plazo, tendrá su recompensa a la larga. No sé dónde leí que los libros alcanzan su potencial al año de ser puestos en venta. Hay muchos factores en cuenta: el boca a boca, las recomendaciones, reseñas, lectores del blog, redes sociales… No se construye de la noche a la mañana, pero poco a poco va sembrando sus frutos. Recomiendo leer Un libro no se vende en un día.

5. Edita la novela. Si ves que aun así los resultados no mejoran, quizás es hora de hacer una reedición de tu libro. ¿Quizás la portada no es la adecuada? ¿La maquetación? ¿Hay alguna errata? ¿Algún problema con los personajes? Cuanto más perfecta sea nuestra obra, más posibilidades hay de que se venda. Tenemos que ofrecer lo mejor de nosotros mismos.

Y vosotros, ¿qué es lo que soléis hacer cuando las ventas escasean? ¿Algún consejo?

Descarga GRATIS un extracto de mi nuevo poemario

Lee GRATIS un extracto de mi poemario