Siempre me ha gustado escribir. Siempre ha formado parte de mí, de una manera tan natural y sencilla que cuando soñaba con ser escritora algún día no parecía ser una idea tan descabellada. Recuerdo perfectamente el momento en el que comencé a escribir. Fue en el despacho de la casa de pueblo de mi abuela, en el que encontré un cuaderno con aspecto de libro viejo, de aquellos de tapas antiguas.Era hermoso y parecía una locura profanarlo, pero sus páginas en blanco sólo me invitaban a una cosa: a rellenarlo con mi desbordante imaginación de niña. Aún conservo ese libro plagado de cuentos infantiles, de historias que con cinco años pensaba que eran geniales y que ahora me hacen reír. Pero tengo la suerte de contar con una fotografía de aquellos días en los que me adentraba en la escritura, una fotografía que me gustaría compartir con vosotros:

Foto 093

A medida que fui creciendo, mi pasión por la escritura también. Con trece años fui invitada al programa de radio de la Cadena SER “Rincón Literario” a leer una de mis poesías, a recomendar un libro y hablar de lo que estaba escribiendo en ese momento. Diez años más tarde puedo decir que lo he conseguido. Que mi sueño se hizo realidad en enero, cuando publiqué Detrás de un espejismo, mi primera novela y que el pasado jueves siguió creciendo cuando fui elegida por Amazon para promocionar en exclusiva mi próxima novela.

El evento se realizó en Madrid y contó con la participación de los escritores María José Moreno, Bruno Nievas, Christophe Paul, Josep Casir y Lola Mariné.Todos ellos nos contaron su experiencia y fue muy interesante poder escuchar sus palabras.

La segunda parte del evento consistía en un “Speed dating”. ¿Qué quiere decir eso? Cada uno de los asistentes teníamos asignada una mesa en la que se sentaba el jurado. Había que sentarse y exponer en cinco minutos tu proyecto: por qué creías que Amazon debía elegirlo. Cuando se acababan los cinco minutos, sonaba un “bong” y tenías que exponer de nuevo tu proyecto al siguiente juez. En mi caso, el jurado estaba formado por dos miembros del staff de Amazon y por Lola Mariné, escritora que había participado en la conferencia inicial. Tuve que exponer mi proyecto a cada uno de ellos, con muchos nervios, ¡imponía muchísimo! Ellos hacían sus anotaciones y preguntas y luego tuvimos que esperar a que deliberasen. Después, desde el escenario, fueron nombrando a cada uno de los ganadores.

¡Y yo fui una de las ganadoras! No podía creerlo cuando pronunciaron mi nombre y con pasos temblorosos subí al estrado. Era un sueño demasiado bonito para ser verdad y, a día de hoy, todavía me provoca una gran sonrisa de felicidad. Porque mi sueño ha comenzado, pero no ha terminado. Porque seguiré escribiendo y teniendo la suerte de seguir adelante con mi gran ilusión desde niña, un sueño que nunca abandoné por mucho que pareciese irreal.

Las otras dos ganadoras fueron Lidia Herbada y Almudena Navarro. ¡Enhorabuena, chicas!

Me quedo con las palabras que Lola Mariné escribía en su blog:

El siguiente paso era seleccionar tres proyectos literarios que Amazon apoyaría desde su plataforma, y nosotros debíamos escuchar a sus autores y elegir. ¡Qué difícil y qué responsabilidad! Todos eran muy interesantes, pero solo podíamos seleccionar uno por equipo. En el nuestro nos decantamos por Nerea Nieto, una jovencísima escritora que dará que hablar.

Como podéis ver, la competencia era muy dura. Por eso estoy tan agradecida y prometo sacar lo mejor de mí en este nuevo proyecto. Poco a poco, el sueño se va cumpliendo. Gracias a todos los que habéis permanecido a mi lado durante este camino, el éxito se debe en gran parte a vosotros.